Indicadores Climáticos

03 de Octubre de 2019

INDICADORES CLIMÁTICOS

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

Jueves y viernes con lluvias débiles

Durante el jueves y viernes podría haber lluvias débiles y aisladas. Las temperaturas serán muy bajas y paulatinamente irán ascendiendo con el transcurso de los días.

Durante el jueves y viernes prevalecerán condiciones de inestabilidad, con abundante nubosidad. No se descartan algunas precipitaciones en forma de lluvias y lloviznas débiles y aisladas. Pero las lluvias esperadas seguirán siendo muy escasas y con registros poco significativos. A medida que avance la semana se prevé que las condiciones de inestabilidad se retiren permitiendo características más estables, con aumento de las temperaturas, viento del norte y nubosidad en disminución.

En cuanto a las marcas térmicas, los primeros días del período serán bajas, especialmente los valores mínimos, las máximas también serán inferiores a los promedios para la época del año. El avance de la semana proporcionará una rotación del viento al sector norte y con la diminución de la cobertura nubosa habrá una tendencia de ascenso térmico bien marcada.

La circulación del viento comenzará el periodo con presencia de viento sur y leve intensidad. Luego irá cambiando al sector norte, manteniendo una intensidad relativamente débil. Esto fomentará el ascenso de las temperaturas y un progresivo aumento de la humedad en las capas bajas de la atmósfera.

La cobertura nubosa será muy importante entre el jueves y viernes, manteniendo el cielo mayormente cubierto. Durante el resto de la semana la tendencia es hacia una disminución progresiva sobre toda la región.

La humedad en las capas bajas será muy variable, ya que comenzará siendo muy abundante, promoviendo las condiciones de inestabilidad, luego habrá una disminución significativa durante el fin de semana. A partir del lunes volverá a aumentar favorecida por la presencia del viento del sector norte que aportará humedad a toda la porción central del país.

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Lluvias aisladas y erráticas

Los registros oscilaron entre 0 y 20 mm. Se destacan Rosario con un acumulado de 22,8 mm y General Pinto con un total de 20 mm.

Las marcas térmicas máximas fueron muy elevadas para la época del año, con un promedio entre 33 y 35ºC. Los valores más altos se concentraron sobre Santa Fe. La localidad de Irigoyen, que registró un valor máximo de 38ºC. Las temperaturas mínimas se presentaron dentro de los niveles medios estacionales, ya que se ubicaron entre 8 y 10ºC. El valor más bajo registrado en la región fue de 7,1ºC y se midió en Colonia Almada.

La condición de humedad se presenta entre escasa y condiciones de sequía, abarcando toda la zona GEA. Los niveles más bajos se observan sobre Córdoba y se extienden hacia el noroeste de la provincia de Buenos Aires y sudoeste de Santa Fe, pero el resto de la región presenta reservas escasas. A la pobre situación de lluvias que se viene presentando a lo largo de las últimas semanas, se le sumaron las elevadas temperaturas registradas, provocando una fuerte evaporación.

Para los próximos 15 días se necesitarían lluvias con promedios cercanos a los 120 mm, incluso sectores con 140 mm en gran parte de Córdoba. Entre 80 mm y 100 mm en la provincia de Santa Fe y parte de Buenos Aires para alcanzar condiciones de humedad óptima.

 

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

Sistemas precipitantes recién en el cierre de la primera década de octubre

José Luis Aiello, Dr. en Cs. Atmosféricas

Los últimos días de septiembre presentaron un ascenso de la temperatura que parecía indicar la llegada del esperado cambio de la dinámica atmosférica, pero no fue así. El aporte de humedad a la franja mediterránea no fue tan importante, frustrando una vez más las expectativas de las zonas del oeste que recibieron un mínimo caudal pluvial. La transición estacional sigue sin concretarse. Si bien el ambiente de primavera estuvo presente en los últimos días de septiembre, octubre arrancó de manera desfavorable: la circulación de viento desde el sudeste no aportó condiciones para mejores lluvias sobre el centro del país. La carga de humedad nuevamente se concentró sobre el este bonaerense, sudeste de Santa Fe y algunos mínimos sectores de Córdoba. Otra vez no hubo coincidencia entre las zonas con buen aporte desde la atmósfera y las de mayor requerimiento de lluvias.

Como viene sucediendo desde principios de septiembre, o incluso antes, los acumulados pluviales más importantes se concentraron en áreas del litoral como Entre Ríos o Corrientes, incluso el sudeste de Bs. As. sumó registros interesantes, con algunas tormentas puntuales de aportes más generosos. Pero sobre la franja oeste de Argentina los acumulados fueron más modestos o prácticamente nulos.

Este escenario repetido marca una circulación de aire que todavía no logra transportar eficientemente la humedad desde el noroeste. Mientras esto no se revierta, es difícil algún alivio para los cultivos de invierno de la franja oeste del país. El retraso en la regeneración de los sistemas precipitantes sumado a un octubre que comienza demasiado frío está afectando seriamente las posibilidades de recuperación de las reservas.

Lamentablemente los pronósticos de mediano plazo indican sistemas precipitantes recién en el cierre de la primera década de octubre. Pero, no está claro que las lluvias avancen hacia las zonas ubicadas hacia el oeste de nuestro país.