Indicadores Climáticos

21 de Mayo de 2020

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

Lluvias y temperaturas bajo cero

Lluvias y tormentas durante jueves y viernes. Luego, con el ingreso de una masa de aire frío y seco, se prevén heladas entre viernes y domingo.

 

Las precipitaciones se concentrarán durante el jueves y las primeras horas del viernes. El desarrollo de lluvias y algunas tormentas irán perdiendo intensidad a medida que transcurra la jornada del día jueves. Luego, ingresará una masa de aire frío y seco provocando un importante descenso de las temperaturas y condiciones de tiempo muy estables. La nubosidad será escasa, y habrá viento del sur.

 

Los valores de temperatura irán en descenso. Los menores registros se alcanzarán durante el viernes y sábado. Serán cercanos a 0ºC, por lo que se prevén heladas de variada intensidad en gran parte de la región núcleo. El domingo, las temperaturas comenzarán a ascender progresivamente, pero todavía con registros bajos, por lo que también se podrían observar heladas, aunque débiles y de manera aislada. La temperatura irá aumentando progresivamente con el transcurso de la semana, alcanzando los valores más elevados entre el martes y miércoles próximo.

Se prevé que la semana comience con una importante circulación del sector sur, con moderada a fuerte intensidad. Esto facilitará el ingreso de aire frío a la porción central del país. Posteriormente, el viento rotará al sector oeste y finalmente al norte durante el fin de semana, perdiendo fuerza. Pero será de ayudando par que las marcas térmicas aumenten de manera significativa.

La cobertura nubosa tendrá una marcada diferencia a lo largo de la semana. En el comienzo el cielo se verá totalmente cubierto, con la presencia de precipitaciones pero luego, la nubosidad será escasa durante el resto del periodo.

La humedad en las capas bajas de la atmósfera también presentará una gran variabilidad. Entre el jueves y viernes, será muy importante, no solo por la presencia de las precipitaciones, sino también por la formación de neblina y bancos de niebla. A partir del fin de semana la humedad disminuirá de manera muy significativa, manteniéndose así hasta el final del período de pronóstico.

 

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Sin lluvias y con un mini veranito

No se registraron precipitaciones en la región núcleo en la última semana pero las treparon por encima de los 30°C.

 

Se observaron registros máximos muy elevados para la época del año, con un promedio entre 30ºC y 32ºC. Las temperaturas más elevadas de la semana se concentraron sobre el noroeste de la región GEA, especialmente sobre Córdoba. El registro más alto fue de 33,7ºC, en la localidad de Colonia Almada.

Las marcas mínimas fueron levemente inferiores a los niveles medios para la época del año. En promedio, los registros oscilaron entre 0 y 3ºC. El valor más bajo fue el de la localidad de Canals, con 0,6ºC bajo cero, seguida de Monte Buey con un valor de 0,5ºC bajo cero.

Las condiciones de humedad del suelo se siguen presentando muy buenas, con características óptimas sobre Buenos Aires. Pero en el resto de la región presenta condiciones de humedad adecuadas a regulares. A pesar de ser una semana en la que no se recibieron lluvias, la buena disponibilidad de humedad en el suelo se mantuvo, porque la evapotranspiración también fue escasa. La única zona que mantiene reservas escasas ha quedado acotada al centro de Córdoba.

Para los próximos 15 días la necesidad de lluvia es nula sobre la mayor parte de la provincia de Buenos Aires y parte de Santa Fe, mientras que en Córdoba se requiere entre 40 y 60 mm para alcanzar niveles de humedad edáfica óptimas.

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

"Algunos sistemas precipitantes sobre la franja este del país"

Comenta José Luis Aiello, Dr. en Cs. Atmosféricas

Consolidando el escenario que planteamos en el informe anterior la presencia de un importante centro de alta presión sobre la porción central del país mantuvo las condiciones de tiempo estable, impidiendo el desarrollo de sistemas precipitantes de amplia cobertura. Al igual que la semana pasada, en los últimos siete días, la ausencia de lluvias fue total en la región central del país y el NOA, pero en esta ocasión también el NEA se sumó al comportamiento pluvial deficitario. La única zona que, al igual que en el periodo anterior, recibió precipitaciones fue la franja oeste de la Patagonia. Esta vez a los buenos acumulados de Bariloche, el Bolsón y Esquel se sumaron algunas localidades ubicadas más hacia el extremo sur argentino, como El Calafate, Río Grande y Ushuaia, aunque en estos casos los acumulados fueron más moderados.

Si bien los sectores productivos de la región pampeana, gracias a los buenos aportes de abril, todavía presentan una disponibilidad de humedad edáfica entre adecuada y óptima, este no es el caso del norte argentino, donde las precipitaciones fueron siempre más reticentes, y debe afrontar la nueva campaña con un escenario de reservas más ajustado. Para dimensionar la escala, alcanza con observar que casi el 50% de su área de influencia se encuentra en condiciones de escasez hídrica.

Más allá de la contundencia de los indicadores de escala planetaria, que indican como de mayor probabilidad para el próximo trimestre, un régimen de lluvias en concordancia con los valores normales, no podemos descartar que puedan desarrollarse situaciones anómalas, de escala regional, que aporten lluvias un poco más generosas en algunas de las zonas productivas.

Sin ir más lejos, los pronósticos prevén dentro de las próximas 48 horas, algunos sistemas precipitantes sobre la franja este del país. Sin embargo, considerando las estadísticas del comportamiento pluvial durante el trimestre frío y teniendo en cuenta que los modelos de pronóstico de mediano plazo contemplan lluvias en, o por debajo de, los valores medios para el periodo, es poco probable que estas anomalías se concreten con relativa frecuencia. Por lo tanto, es recomendable, que las actividades vinculadas a la próxima siembra tomen en cuenta este análisis para definir sus estrategias de implantación.