Indicadores Climáticos

10 de Septiembre de 2020

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

¿Viernes de lluvias?

Con la llegada de un sistema frontal frio, el viernes podrían generarse lluvias, chaparrones y algunas tormentas de manera dispersa, pero con acumulados poco significativos.

El único día de la semana de pronóstico con características de tiempo inestable y probabilidad de precipitaciones será la jornada del viernes que, con el pasaje de un sistema frontal frío,  tendrá características de inestabilidad, pudiendo generarse lluvias, chaparrones e incluso algunas tormentas de manera dispersa, pero con acumulados poco significativos. El resto del periodo transcurrirá sin lluvias y con características de tiempo más estable.

La semana comenzará con la presencia de neblina y bancos de niebla generalizados en la región, con escasa nubosidad y temperaturas moderadas para la época del año.

En cuanto a las marcas térmicas, se espera que se presenten moderadas, con un leve descenso durante el fin de semana, pero sin llegar al riesgo de heladas. Los valores máximos también serán moderados, alcanzando los registros más elevados entre hoy, jueves,  y mañana, antes de la llegada de las precipitaciones. Hacia el final del período de pronóstico volverá a repetirse el ascenso térmico.

La circulación del viento comienza la semana del norte, con leve a moderada intensidad, pero durante el viernes, con la llegada del sistema frontal frío, se prevé una rotación al sector sur, con algunas ráfagas que potenciarán el descenso de las temperaturas antes mencionado. Finalmente, desde el próximo lunes y hasta el final del período de pronóstico, el viento volverá a posicionarse del norte, con leve intensidad.

La nubosidad, en general, será escasa salvo el viernes que acompañará el desplazamiento del sistema frontal frío, con la presencia de algunas precipitaciones. Sólo en ese momento se espera cielo cubierto, mientras que el resto del período se mantendrá mayormente despejado.

Por último, las condiciones de humedad serán muy importantes en el comienzo de la semana, ya que la presencia del viento norte aportará un importante contenido de humedad a la región. Pero a medida que avancen los días, las condiciones cambiarán y luego del pasaje del sistema frontal frío se espera una importante disminución de la humedad en toda la zona GEA. Esto fomentará las condiciones de estabilidad y recién hacia el final del período de pronóstico volverá a producirse un incremento de la humedad en las capas bajas de la atmósfera.

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Semana casi sin precipitaciones en la región

El promedio de lluvias registrado fue inferior a 1 mm.

Sólo General Pinto, alcanzó 1 mm a lo largo de la semana, el resto de las estaciones, se mantuvo por debajo de ese registro.

En cuanto a las marcas térmicas, los registros, en promedio, se mantuvieron cercanos a los valores normales para la época del año, con marcas entre 21 y 23ºC, muy similares a las de la semana pasada. El dato más destacado, de 24,2ºC, se registró en Irigoyen.

En cuanto a las temperaturas mínimas, también se presentaron similares a la semana pasada, entre 2 y 4ºC, pero inferiores a los promedios normales para el mes en curso. El valor más bajo fue el de la localidad de Rojas, con 0,6ºC.

Se puede observar que la situación de humedad se ha mantenido muy similar a la semana pasada, con un importante déficit especialmente sobre la franja oeste de la zona GEA y condiciones hídricas adecuadas sobre el noreste de la provincia de Buenos Aires.

Para los próximos 15 días, se puede ver que la necesidad hídrica en la provincia de Córdoba sigue siendo muy importante, con registros de más de 120 mm para recomponer la humedad en el perfil del suelo. Santa Fe y el noroeste de Buenos Aires mantienen una necesidad de 60 a 80 mm para alcanzar niveles óptimos de humedad. Por último, el noreste de Buenos Aires necesita precipitaciones escasas, en el orden de los 10 a 30 mm para volver a las características óptimas.

 

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

Se consolida un escenario NIÑA durante el último trimestre del año

 Las atípicas precipitaciones, que en la transición de agosto a septiembre, aportaron un alivio significativo a parte del centro y sur de la región pampeana no tuvieron la continuidad esperada en el transcurso de los últimos siete días. Lo que si fue persistente es la ausencia pluvial, que acumula meses sobre el centro norte argentino, profundizando la diferencia entre regiones de un país que, en cuanto a reservas de humedad, aparece dividido a la mitad, con realidades muy distintas desde el centro hacia el norte o hacia el sur.

Las lluvias, que beneficiaron a los cultivos de parte de las provincias del centro y el norte bonaerense, tanto por su buen volumen como por su ritmo, que fue muy efectivo en la incorporación del agua al perfil, volvieron a ausentarse. Esto reaviva los temores sobre si la recomposición de la humedad superficial será suficiente para permitir la implantación de la gruesa y su posterior evolución con las recargas de primavera.

Justificando las dudas, las proyecciones indican como poco factible que estos aportes superen el techo que las estadísticas imponen como acumulados normales estacionales, haciendo muy difícil que tengamos una primavera con agua en abundancia. Si agregamos a la ecuación los fenómenos de escala planetaria, si bien los indicadores del enfriamiento del Pacífico Ecuatorial Central, en el inicio de septiembre, todavía se mantienen dentro del rango de neutralidad, los pronósticos consolidan cada vez más un escenario NIÑA durante el último trimestre del año.

Como ya hemos mencionado anteriormente, en general, las estadísticas de lluvia tienen un comportamiento negativo bajo la presencia de este evento. Sin embargo, es posible que la situación no alcance un nivel de impacto tan intenso si este forzante se mantiene dentro de los niveles de enfriamiento débil previstos. Las condiciones actuales indican que es poco probable que el evento NIÑA no se produzca y, si bien los pronósticos respecto de su futura evolución consideran proyecciones en algunos casos bastante disimiles, por el momento los datos disponibles convalidan, como posible, un episodio frío de corta duración, con un regreso a la neutralidad durante los primeros meses del próximo año.