Commodities

Atraso en las compras de trigo para industrializar por parte del sector molinero

Tomás Rodríguez Zurro – Bruno Ferrari – Emilce Terré - 12 de Febrero de 2021
Mientras el sector exportador ya se hizo con un 88% del total del cereal a exportar, las compras de trigo del sector molinero presentan un atraso: llevan adquirido el 22% del grano proyectado a procesar en la campaña, el segundo mínimo en 20 años.

 

El avance en la comercialización de trigo de la actual campaña comercial 2020/21 ha mostrado un desaceleramiento en las últimas dos semanas, luego del repunte que había mostrado en el mes de enero. Sin embrago, lo que resulta más notorio es el marcado contraste entre las compras del sector exportador y las compras de la industria molinera. 

En el siguiente cuadro, se puede observar el estado de situación del mercado de trigo en la campaña actual, contemplando una producción proyectada de 17 Mt y sin considerar los stocks iniciales de los sectores compradores que rondarían los 2,5 Mt.

Por un lado, la exportación ya lleva adquiridas 8,8 Mt del cereal, lo que indica que los exportadores tienen cubierto casi en su totalidad el volumen comprometido para enviar al exterior  hasta el momento (de acuerdo a datos de las DJVE), y un 88% de las 10 Mt proyectadas a exportar en toda la campaña. Por otro lado, el sector molinero ha adquirido hasta el momento solo 1,38 Mt de las 6,3 Mt proyectadas a industrializar en toda la campaña 2020/21. Ello se encuentra explicado – en parte – por ser una industria que no funciona con altos stocks y realiza compras progresivas a medida que avanza la molienda del cereal. De esta forma, si ambos sectores adquieren el grano remanente para cumplir sus objetivos comerciales (6,12 Mt), se esperaría una leve caída en los stocks finales durante el ciclo 2020/21.

Sin embargo, el hecho de que los exportadores hayan casi cubierto sus necesidades de grano para toda la campaña, ha provocado un desaceleramiento en la comercialización del cereal en las últimas semanas. Tal como se puede observar en el siguiente gráfico, el sector exportador adquirió entre el 27/01 y el 03/02 y entre el 04/02 y el 10/02 un total de 230 mil toneladas en cada semana, mientras que en las semanas anteriores realizó compras por un total de 380.000 t en promedio. Este fenómeno también queda reflejado en una disminución en el abanico de posiciones abiertas de compra para entrega con descarga inmediata en el mercado disponible. Hacia mediados de enero, se registraban ofertas abiertas en todas las localidades portuarias del Gran Rosario, mientras que en la última semana sólo hubo posiciones abiertas para entrega inmediata en una única localidad. 

En lo que respecta al sector molinero, éste aceleró sus compras desde finales de enero, alcanzando compras por 90.000 t en las últimas dos semanas, lo cual representa un aumento significativo si se considera que en las semanas previas, el promedio de compras semanales fue de 68.000 t. 

Sin embargo, tomando el acumulado hasta el 10/02, el sector ha adquirido un 22% del grano proyectado a industrializar en la presente campaña, estando por debajo del 27% registrado a igual fecha de la campaña 2019/20.

De hecho, cuando se realiza una comparación con los ciclos anteriores, las compras de los molinos hasta la sexta semana de cada año como proporción del total industrializado en cada campaña, se encuentran en su segundo nivel más bajo en los últimos 20 años, ya que sólo en el ciclo 2015/16 se observó un volumen de negocios inferior al actual. 

La mayor demanda de China ajustaría el balance de oferta y demanda mundial de trigo

En cuanto al panorama internacional, esta semana se publicó el informe mensual de Oferta y Demanda Global del Departamento de Agricultura de EEUU en el cual la mayor novedad proviene de un ajuste al alza en su proyección para el consumo global del cereal, impulsado por ingentes compras de parte de China.

En los últimos años, una epidemia de gripe porcina en China diezmó a la población de cerdos, lo cual repercutió fuertemente en las compras de granos por parte del gigante asiático, principalmente de soja y maíz. Sin embargo, esta crisis sanitaria pareciera haberse ya superado y, actualmente, el país oriental se encuentra recomponiendo su stock de cabezas de ganado porcino. 

Este fenómeno ha conducido a un fuerte aumento en la demanda de granos para alimentar a su creciente población de cerdos, lo cual ha tenido sus repercusiones en los precios internos de los distintos cultivos, particularmente del maíz. Tal es así que, en los últimos dos meses, el precio promedio mensual de este último ha superado al del trigo por primera vez en más de seis años, lo cual resultó en un incremento en el uso del cereal de invierno como alimento para el ganado. De hecho, el uso de trigo como balanceado en China en la presente campaña ascendería a 30 Mt, un máximo histórico y más de 10 Mt más que lo ocurrido en 2019/20. Además, esto representaría un 21% del consumo doméstico total, la mayor proporción de la que se tiene registro hasta la fecha. 

A esto se le suma que, actualmente, los elevados precios internos tanto de maíz como de trigo se encuentran incluso por encima de los precios de importación de ambos cereales, lo cual conduciría a que las compras externas de trigo del país asiático en el presente ciclo alcanzarían las 10 Mt, casi el doble de lo ocurrido en la campaña previa y el volumen más elevado en 25 años. Además, las importaciones como proporción del consumo doméstico total serían del 7%, muy por encima del 3% del año anterior.