Commodities

La demanda de maíz disponible sigue fuerte, lo que llevó al precio a tocar un máximo en cuatro meses

Franco Ramseyer – Javier Treboux - 22 de Noviembre de 2019
La demanda por maíz disponible sigue en buenos niveles en nuestro mercado, por los importantes compromisos de venta al exterior en lo que queda de la campaña. Las DJVE ya duplican las de la campaña pasada para esta fecha.

 

Los compradores siguen activos en la búsqueda de maíz disponible en la plaza local, dados los importantes embarques programados en lo que queda del año. La campaña comercial externa del cereal sigue desarrollándose en forma intensa a pesar de acercarnos a su finalización, superando todos los récords anteriores, lo que mueve los negocios en el mercado de disponibles. Según la información que refleja la plataforma SIO-Granos, en el mes de octubre se comercializaron más de 1,5 Mt de maíz de campaña 2018/19 para la entrega en el Gran Rosario, llevándose en el mes de noviembre cerca de 1 Mt comprometidas. 

Entre diciembre y febrero del año próximo, mes que marcaría la finalización de la campaña comercial del maíz 2018/19, restarían por embarcar más de 4,1 Mt, según las fechas estimativas de las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) anotadas al momento, más del doble de lo que declaró en la campaña previa para estos meses. 

En lo que va de la campaña corriente, las DJVE totalizan 37,5 Mt, lo que se ubica un 120% por encima del promedio desde el 2010,  y prácticamente el doble de lo que se llevaba declarado en la campaña previa para esta altura de la campaña comercial.

Esta necesidad de originar mercadería, en una campaña donde la comercialización interna de maíz presentó un rápido avance al inicio y queda poco remanente de mercadería aún por vender, impulsó los precios del cereal disponible, llevando al precio pizarra de la Cámara Arbitral de Cereales a tocar un máximo en cuatro meses durante el día miércoles, al situarse en los US$ 150/t. 

Por otro lado, la siembra de la nueva campaña de soja, que a nivel nacional alcanza ya el 26% del área total prevista por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGYP), se desarrolla en un contexto de caída de los precios futuros del grano a producir. Desde el máximo de US$ 246,5/t que tocó el precio del futuro de soja mayo con entrega en el Gran Rosario que cotiza en el mercado Matba-Rofex a principios del mes de noviembre (4/11), el precio sufrió una merma de US$ 8,3/t en las últimas dos semanas, llegando a tocar los US$ 238,2/t durante el día miércoles (mínimo en un mes y medio), para recuperarse parcialmente hacia el final de la semana. La previsión de que una mayor área pase a sembrarse con soja en detrimento del maíz, junto con las dudas en torno a la posibilidad de una reestructuración en los tributos al comercio exterior con el nuevo gobierno, coadyuvaron a la caída del precio de la oleaginosa de nueva campaña.

El MAGYP en su último informe mensual de estimaciones agrícolas realizó un alza en su proyección de área destinada a la siembra de soja en la campaña 2019/20, para situarla ahora en las 17,2 Mha, un 0,6% por encima de su estimación previa, y un 1,2% por encima de lo que se implantó en la 2018/19. A su vez, la estimación para el área maicera permanece en las 9 Mha, habiendo avanzado la siembra sobre el 46% a nivel país.

En el mercado local, el precio de la soja disponible cayó levemente en la última semana, con el precio pizarra de la Cámara Arbitral de Cereales publicándose en los $ 14.910/t, una variación entre semanas de -1,23%.

Buena demanda de la soja estadounidense en lo que va de su campaña comercial

La campaña productiva de soja en los Estados Unidos está cerca de finalizar, habiendo avanzado la cosecha sobre el 91% del área a fecha del domingo. Así, se terminan de materializar las 96,6 millones toneladas que se prevé se produzcan en esta campaña, y comienza a tomar impulso la campaña comercial.

En relación a la demanda interna de la oleaginosa, la industria de crushing estadounidense viene presentado buenos números en lo que va del 2019. De acuerdo al último dato publicado por la National Oilseed Processors Association (NOPA), el procesamiento mensual de soja en los EE.UU. alcanzó en octubre el récord histórico, con 4,77 millones de toneladas industrializadas.

En los primeros diez meses de 2019, el crushing de soja alcanzó en ese país las 44,19 Mt, lo que representa una suba del 10% en comparación con el promedio de los últimos cinco años.

La demanda externa de la oleaginosa también viene presentándose en buen ritmo en lo poco que se lleva de la incipiente campaña comercial 2019/20 en ese país (la campaña comercial de soja en los Estados Unidos comienza en septiembre). Las exportaciones de soja acumuladas en la campaña son ya un 13,6% superiores al año pasado con 12,37 Mt enviadas, mientras existen otras 11,35 Mt comprometidas pendientes de embarcar; lo que da un volumen de ventas totales en la campaña de 27,72 Mt. 

En el mercado de referencia de Chicago, en la semana transcurrida entre el jueves 14 y jueves 21 de noviembre, los futuros de maíz presentaron una disminución del 1,9% en el mercado de Chicago, ajustando el día de ayer en US$ 145,07/t. Por su parte, la soja también presentó una semana bajista en el mercado de referencia estadounidense, cayendo un 1,7% en la semana considerada, para cerrar el día jueves 21 de noviembre en US$ 331,07/t.

Los fundamentos detrás de la caída de ambos granos fueron, por un lado, la incertidumbre que gira en torno a la relación comercial entre China y los Estados Unidos: en la semana hubo preocupación al respecto, ya que expertos en comercio internacional alertan sobre la posibilidad de que la primera fase de un potencial acuerdo deba esperar hasta el año próximo, al no haber signos de acuerdo entre las partes. En la semana, Donald Trump dijo, durante una reunión de gabinete en la Casa Blanca, que subiría los aranceles si no se llega a un acuerdo con China.  El otro factor que contribuyó a deprimir los precios de maíz y soja en Chicago está relacionado con las recientes lluvias y las que están pronosticadas en Argentina y Brasil, lo que sería positivo para estos cultivos.