Indicadores Climáticos

18 de Febrero de 2021

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

Domingo y lunes con probabilidad de lluvias

Entre domingo y lunes se esperan condiciones de inestabilidad. Hay probabilidades desarrollo de lluvias y tormentas sobre la región.

Entre el jueves y el sábado se esperan condiciones de tiempo estable: la nubosidad será variable y habrá cambios importantes en la temperatura. Pero para el domingo y lunes se espera un sistema frontal frío que avanzará por la porción central del país. Esto generará condiciones de inestabilidad y probabilidades de lluvias y tormentas sobre algunas áreas de la región GEA.

Las temperaturas serán relativamente elevadas. Los registros se incrementarán progresivamente debido a la presencia de viento del sector norte. Los valores se ubicaran dentro de los niveles normales para la época del año pero con cierta variabilidad. El promedio térmico será elevado a lo largo de la semana.

La circulación del viento será del sector norte la mayor parte del periodo, favoreciendo el ascenso térmico. Cabe destacar que con el pasaje del sistema frontal frío habrá una significativa rotación del viento al sector sur, pero sólo de manera temporaria.

La cobertura nubosa de la semana se mantendrá variable. Un aspecto importante será la temperatura, ya que cuando se alcancen ciertos niveles aumentará la inestabilidad incrementando la nubosidad en la región. Sólo durante el domingo y lunes se espera que el cielo estará cubierto por la presencia de lluvias y tormentas.

La humedad experimentará un progresivo aumento potenciando las condiciones de inestabilidad, especialmente durante el domingo y lunes, cuando se espera el desarrollo de lluvias y tormentas en la región.

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Lluvias muy variables en la región

Algunas estaciones acumularon más de 40 mm; otras, a poca distancia, no registraron lluvias.

El registro más importante fue el de la localidad de General Pinto, Buenos Aires, con 46,2 mm a lo largo del período de análisis.

 Las temperaturas fueron levemente superiores a los parámetros normales para la época del año. Los valores máximos quedaron en el rango entre 32ºC y 35ºC, similares a los de la semana pasada. El dato más destacado se midió en la localidad de Idiazábal, Córdoba, con un registro de 35,4ºC.

Las mínimas se presentaron levemente por debajo de los valores medios estacionales y también inferiores a las del periodo previo. Las marcas estuvieron en el rango de 11 a 13ºC. El valor más bajo fue el de la localidad de Chacabuco, Buenos Aires, con 9,3ºC.

Con este panorama la situación sigue siendo muy heterogénea: hay sectores que alcanzan una buena condición hídrica, como el centro-este de Córdoba, y zonas que muestran escasez, como el norte de Buenos Aires.

Para los próximos días, se necesitarían lluvias moderadas en la franja centro y norte de GEA en el orden de los 60 a 80 mm. Mientras que el norte de Buenos Aires requiere registros cercanos a los 100 mm para recomponer totalmente el perfil de humedad del suelo.

 

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

El calentamiento del Atlántico puede seguir sumando humedad a la región pampeana las próximas semanas

Los últimos siete días estuvieron caracterizados por condiciones de inestabilidad semipermanentes, las precipitaciones se alternaron prácticamente en casi toda nuestra región de interés. La distribución de las lluvias fue errática y dispar en cuanto a sus acumulados. Pero, al igual que en el periodo anterior, el NOA y especialmente Santiago del Estero, el noroeste de Chaco y el este de Salta acumularon los mayores registros semanales, con 30 a 80 milímetros.

En el centro de la región núcleo, el Sur de Córdoba y el noreste de Buenos Aires recibieron aportes menores, en el orden de los 20 a 30 milímetros. No cambian demasiado el escenario pero son útiles para mantener cierta provisión de humedad en los cultivos.

Mucho más postergadas quedaron La Pampa, el este de Santa Fe y el Sur de Buenos Aires: las precipitaciones fueron prácticamente nulas.

La excepción fue la franja este, sobre la costa atlántica, un sistema muy estable de mal tiempo dejó como saldo acumulados que superaron los 130 milímetros. Hubo anegamientos y destrozos por la intensidad de la tormenta.

El gradiente que presentaron las lluvias de la última semana volvió a recomponer eficientemente la humedad del suelo sobre el noroeste de nuestro mapa, fundamentalmente en Santiago del Estero. Las reservas son adecuadas prácticamente en toda el área de análisis, exceptuando al territorio bonaerense. Allí, las lluvias débiles de esta semana apenas compensaron las perdidas por evapotranspiración y se mantienen condiciones hídricas escasas o incluso principios de sequía.               

El comportamiento que han presentado las precipitaciones desde el inicio de febrero es un claro ejemplo de cómo, aún con una Niña activa, el efecto negativo sobre el patrón de lluvias se ve sumamente moderado por las dinámicas regionales y los forzantes del Atlántico Sur.

Actualmente, se mantiene el importante calentamiento del océano Atlántico que ha estado presente durante los últimos treinta días. Este escenario más cálido es un factor favorable y puede seguir sumando humedad a la región pampeana en las próximas semanas.

El índice ONI (Oceanic Niño Index), indicador de la temperatura superficial del Pacifico, luego de cuatro periodos consecutivos en descenso, mostró un leve ascenso durante enero. Esto podría ser un indicio de que el forzante comienza a disminuir su intensidad aunque todavía es demasiado prematuro asegurarlo. Tomando en cuenta el buen comportamiento de las lluvias desde fines de enero y de concretarse los desarrollos previstos para los próximos días, la proyección podría aumentar su probabilidad de certeza.