Detalle por subzona

07 de Enero de 2021

SUBZONAS Y RED DE ESTACIONES METEOROLÓGICAS GEA

 

SUBZONA I

“Está todo bien, en los cultivos no se nota estrés hídrico por el momento”, resumen los técnicos de El Trébol. Como habían adelantado hace algunas semanas los técnicos, las lluvias que favorecieron a esta área en especial están marcando la diferencia en el estado de los cultivos. El maíz está en grano pastoso con buenas  condiciones de llenado. “Las reservas de agua alcanzan bien para esta etapa”, comentan. Con 50 mm más, termina el ciclo total sin problemas, aseguran. Las expectativas de rinde están en torno de los  100 qq/ha. La soja de primera está en muy buenas condiciones en el 80% del área implantada. Se nota el atraso de ciclo por las bajas temperaturas que tuvieron al principio, y se observa el impacto en la tasa de crecimiento, dicen. “Está entrando en floración, faltan más de 20 días para el período crítico y las reservas de agua son suficientes para atravesar este periodo”, afirman. Sin signos de estrés, los técnicos dicen que si la falta de lluvias se extiende por 10 días más, no habría caída de rinde, pero sí podría notarse el estrés en algunos lotes. En soja de segunda, destacan que el 100% de lo sembrado están en muy buenas condiciones. “Está creciendo mucho más rápido que la de primera y ya  hay lotes cerrando surcos”, agregan.

 

En Carlos Pellegrini, diciembre finalizó con un acumulado de 134 mm. Los maíces recibieron lluvias durante y después de la floración, "por lo que están en condiciones de expresar su mayor potencial de rendimiento", indican los ingenieros. Los cuadros se encuentran en los primeros estadios de llenado de granos, con un 80% de los lotes en muy buenas condiciones y un 20% en buenas. A los maíces tardíos y de segunda se los ve en etapas vegetativas y en muy buenas condiciones. Los primeros lotes de soja de primera de ciclo corto comenzaron a florecer. El cultivo por ahora, no está sufriendo la falta de agua, sin embargo, las reservas están ajustadas. "Teniendo en cuenta las altas temperaturas y si dejase de llover por 10 días, comenzarían a perder las hojas basales para soportar situaciones de estrés termo-hídricas", advierten los técnicos. Los últimos lotes de soja de segunda se terminaron de sembrar en la última semana del año. Los nacimientos fueron normales y los primeros lotes ya han sido controlados los escapes de malezas. En cuanto a las plagas, tanto en sojas de primera como en la de segunda, no están haciendo demasiado daño; la isoca bolillera ha disminuido su accionar y casi no se las encuentra en los lotes.

 

En la zona norte de Cañada de Gómez, “los maíces están aguantando la sequía”. En cambio, hacia Villa Eloísa, el cereal está más complicado y muestra síntomas de falta de agua, explican sus técnicos. “Las reservas hídricas para el llenado son de muy justas a escasas en todos los lotes”, advierten. Un 20% de los cuadros transita la floración, el 40% está en grano lechoso y el resto en grano pastoso. Se necesitan de 100 a 120 mm para que no haya merma de rendimiento en este periodo. “La caída de rendimiento estimada al momento varía según zona. En los lotes que vienen mejor aún nada, en lotes más complicados ronda el 10%”, explican los ingenieros. La expectativa de rinde varía entre 90 y 120 qq/ha según zona y lote. En cuanto al maíz de diciembre, lo observan en buena condición general. En el caso de la soja de primera, los técnicos comentan que en general está bien (85% del área), pero algunos lotes empiezan a demostrar síntomas sectorizados de deficiencia de agua. “Es por sectores, hay plantas marchitas y pérdidas de hojas”, observan. A fin de enero comienza el periodo crítico y las reservas de agua en el suelo no son suficientes para atravesarlo. Actualmente el cultivo se encuentra en floración y plena floración en un 90% del área. Remarcan que “si pasan 10 días sin lluvias, el rendimiento potencial se recortará”. La soja de segunda la observan en buen estado pero advierten también que, de seguir la falta de agua, van a empezar los ataques de diversas plagas. La mayoría de los lotes están con dos a tres hojas. 

 

Muy pocos fueron los milímetros caídos en los alrededores de Cañada Rosquín. “Es increíble la variación de expectativa de rinde que tuvo el maíz de primera en tan pocos días debido a las escasas lluvias y las altas temperaturas. Están bien granados pero con serios problemas de llenado. En lotes de inferior calidad de suelo y/o manejo se ven maíces manchoneados y con pocas posibilidades de revertir la situación”, indican los ingenieros. "La soja de primera presenta escaso crecimiento, le cuesta superar los 30 a 40 cm de altura, comienza a manchonearse, a no cerrar el entresurco en lotes de inferior calidad y se necesitan constantes aplicaciones de insecticidas para el control de bolillera", advierten. La soja de segunda con un poco más de un mes de sembrada también presenta escaso crecimiento. “El maíz tardío y el de segunda son los cultivos que tienen más chances productivas”, comentan. Recién están sembrados y su nacimiento es bueno. Los técnicos señalan que “de no haber lluvias en los próximos días y transcurriendo las altas temperaturas de enero, los cultivos atravesaran una situación de extremo estrés termo-hídrico”. 

 

 

SUBZONA II

“De acuerdo a la categoría del lote, calidad de suelo e historia de manejo, los maíces se encuentran tolerando bien el déficit hídrico hasta ahora”, precisan los técnicos de Bigand. El 10% de los cuadros está en panoja, un 70% en floración y un 20% en grano lechoso. “Con buen cuajado y comienzo de llenado de granos”, describen. Un 80% de los cuadros se califica como bueno a muy bueno. Sin embargo, los lotes con baja rotación, muy chacareados, sufren un poco más y están muy necesitados de lluvias. Estos lotes representan el 10% del área calificada como regular. Afirman que es necesario una lluvia de 100 mm con baja intensidad para asegurar el rendimiento del maíz. Las expectativas esperables a nivel general de la zona es 100 qq/ha. En el caso de la soja temprana, los mejores lotes (suelo clase I, buena rotación, manejo de cultivo ordenado) los observan con buen aspecto. Un 75% se encuentra entre bueno y muy bueno. Hay lotes excelentes, pero también cuadros que están regulares. La mayoría de los lotes están en floración (R1-R2), por lo tanto no han entrado al período crítico. Lo mismo que para maíz, debe llover 100 mm, con baja intensidad para tener las mejores condiciones para el período crítico. “Se nota el estrés con hojas caídas, color opaco. Cambian a la tardecita y por la mañana que con el descenso de la temperatura viran a turgentes”, observan. Advierten que si no llueve en 10 días puede ocurrir alguna baja de rendimiento. Existe una gran preocupación con los controles de malezas: “tuvieron resultados muy flojos en muchos lotes”. Aparición de isoca bolillera, obligando a controlarla, en algunos casos, ya hicieron dos aplicaciones”, agregan los ingenieros. Por último, la soja de segunda en la zona está toda implantada, emergida y promediando los estadios vegetativos de V3-V4. Su condición se reparte de buena a excelente. 

"Hasta ahora la floración y la formación del grano de los maíces son excelentes", manifiestan los ingenieros de Bombal. Sin embargo, las reservas de agua están al límite; "se necesitarían 20 milímetros cada 5 días", indican. Por el momento no se estiman pérdidas del potencial de rinde y se espera una producción similar a la del año pasado. En cuanto a la soja de primera, se encuentra en excelentes condiciones, "pero si no empieza a llover pronto comenzará a notarse un deterioro", señalan. La soja de segunda se encuentra en buen estado, pero los técnicos indican que se la nota sufrida por la falta de agua.

 

 

SUBZONA III

“El maíz se encuentra en un estado muy delicado”, advierten en el área de influencia de Pergamino. “En las dos últimas semanas el cultivo ha sufrido un deterioro notable. Una pronta lluvia ayudaría a contener los daños, pero no restituiría el potencial: “el cultivo está severamente dañado. Estimamos rendimientos de 50 a 60 qq/ha como piso y alrededor de 80 qq/ha en los mejores casos y si llueve de aquí a una semana”, alertan. En términos de condición del cultivo, el maíz de primera solamente está bueno en el 30% del área, regular en el 50% y malo en el 20%. El cultivo está en floración el 80% y en llenado el 20%. Tanto el de segunda como el tardío están en estado vegetativo y regular en un 20%. “La soja de primera todavía resiste. Se han controlado plagas de forma generalizada, especialmente oruga bolillera, en muchos casos mediante 2 aplicaciones”. Pero los técnicos advierten por la difícil situación, “es perentoria la necesidad de lluvias. Por el momento, han perdido poco potencial”. Pero tiene que llover en los próximos días: el 20% de la soja de primera ya está en estado regular y el 70% inicia la floración. En cuanto a la oleaginosa de segunda, el 30% del área está regular. “Las emergencias han sido muy buenas, pero el cultivo se encuentra sin reservas. Se observa muerte de plantas por calor y desecamiento”.

 

SUBZONA IV

En General Pinto la situación del maíz es grave. “El daño varía según ambientes, en suelos thaptos (suelos más antiguos sepultados por sedimentos más modernos) ya estimamos una pérdida del 50 % de rinde. Estos suelos ocupan el 40 % del área”, explican los técnicos. También calculan que en ambientes con calidad media hay un 30 % de pérdida (30 % del área agrícola) y en los buenos, un 20 % perdida (20% área). “Estamos en llenado de granos, la situación se complica día a día”, remarcan. Los agrónomos ya estiman una pérdida del 20 % del rinde potencial del área. Los maíces tardíos están mejor, desplegando la 5ta hoja. En soja de primera, muchos lotes ya están en el inicio de floración, “el cultivo no está tan afectado como el maíz porque todavía tiene mucho por delante para llegar al periodo crítico”. La soja de segunda sí está en regulares y malas condiciones: “hay lotes comprometidos por la pérdida de plantas”, advierten.  

 

 

SUBZONA V

El maíz en la zona de Corral de Bustos está en floración y comienza el llenado de granos (R1-R2). La mayoría de los lotes se sembraron temprano, hay pocos tardíos. “Las reservas de agua son escasas, las pocas hojas de abajo removilizan sus nutrientes y se empiezan a caer. Creemos que ya está recortando rendimiento”, comentan sus técnicos. “En los mejores lotes, donde se esperaba 130 qq/ha al inicio, no se descarta una caída del 20% y será más si esta situación de escasez se acentúa y no llueve en más de una semana”. La soja de primera se encuentra en plena floración, entrando al periodo crítico y con síntomas de estrés hídrico. “Hojas secas, menor crecimiento, le cuesta cerrar el surco, achaparramiento típico de las hojas, más marcado en zonas de suelos más sueltos del oeste”, describen. Las reservas no son suficiente para atravesar el periodo crítico y de continuar esta situación se van a descontar quintales. La soja de segunda viene creciendo bien, está en estados vegetativos tempranos. “Todavía están en carrera pero sí se puede ver comprometida si no hay recarga hídrica”,  advierten