Detalle por Subzonas

03 de Octubre de 2019

SUBZONAS Y RED DE ESTACIONES METEOROLÓGICAS GEA

SUBZONA I

Los 5 mm que se registraron entre el lunes y martes en el corredor que une Cañada de Gómez y Villa Eloísa no fueron suficientes para el trigo. El cultivo ya está encañando y espigando. Tampoco alcanzan para los maíces que están emergiendo o para incorporar los herbicidas preemergentes. Se lleva sembrado un 80% del maíz tempano intencionado. Los ingenieros indican que se necesitan al menos 15 a 18 mm para terminar de implantar lo que resta. Por el momento, no se piensa en pasar a otro cultivo.  “Ni bien llueva los productores continuarán con la siembra. Queda tiempo hasta mediados de octubre para sembrar”, señalan. El maíz implantado está sufriendo la falta de agua y está emergiendo en forma despareja. El trigo necesitaba unos 15 mm para mejorar su condición y no comenzar a perder rinde, “las reservas de agua no son suficientes para atravesar el periodo crítico del cultivo”, advierten los técnicos. Los cuadros se encuentran entre macollaje y espigazón. Un 60% se lo considera en condiciones regulares. Para la siembra de soja, los barbechos están paralizados por la falta de agua. Se necesitan al menos unos 40 mm para arrancar con los perfiles llenos para recibir a la oleaginosa.

 “Las bajas temperaturas que se anuncian para esta semana pueden ayudar a mantener la condición de los cultivos”, indican los ingenieros de Cañada Rosquín. Ante la falta de agua y los pocos milimetrajes que se registraron entre lunes y martes, el frío puede limitar le pérdida de agua, explican. Llovió muy por debajo de los que se necesitaba: 5 mm en Acebal, 14 mm en Soldini, 4 m en Centeno y sin registros en Arminda, Galvez, Lopez y Cañada Rosquín. Se estima una reducción del rinde del trigo por disminuciones en el tamaño de los macollos. La otra cara de la moneda, es que por la sequía no se están observando enfermedades en las ultimas 3 hojas, incluida la hoja bandera. Los ingenieros consideran que un 20% de cuadros de trigo están en excelentes condiciones, un 20% muy bueno y el 40% bueno y 20% regular. Calculan un rinde de entre 50 a 60 qq/ha para los trigos que están en las mejores condiciones y 30 qq/ha para los que están regulares. La siembra de maíz temprano se completó en la zona. En los lotes que irán a soja no hay inconvenientes con las malezas por la falta de humedad. Los técnicos indican que va a empezar notarse la falta de agua en el perfil para la siembra e inconvenientes en las aplicaciones.

Casi no recibió lluvias Carlos Pellegrini. La demanda de agua de agua del trigo es cada vez mayor: se encuentran espigando, atravesando el periodo crítico. “Si no llueve pronto no podrán desarrollarse los granos que potencialmente podrían generar por la gran cantidad de macollos que se formaron con el clima frio”, advierten los ingenieros. La siembra de maíz de primera avanzo en un 90%,el resto estaba esperando la lluvia que nunca llegó. De todos modos, van a seguir esperando. Sembrarán si las lluvias llegan hasta el 15 de octubre, luego se pasaran a siembras de maíces de segunda en diciembre”, indican los profesionales. El 30% de los cuadros se sembró con la humedad muy justa y los nacimientos de esos lotes son desparejos. Han quedado semillas sin poder germinar y cuanto más tiempo pase sin llover mayor será la diferencia entre las emergidas con las que no lo hicieron. Estas últimas van a perder en competencia con respecto a las otras, y será este el primer efecto negativo de la presente campaña. Con una lluvia de 20 a 30 mm se puede sembrar la soja, ya que en el subsuelo la humedad está presente y con las coberturas que se realizaron, no habría problemas en sembrar. Ahora se están haciendo los tratamientos primaverales, preparando y liberando el suelo para poder realizar los preemergentees para la oleaginosa sin que estos tengan interferencias para poder tener la residualidad esperada para las malezas resistentes.

En la zona de El Trébol las lluvias fueron suficientes para completar con el 100% de la siembra de maíz. El cereal sembrado está emergiendo sin problemas. Los trigos también fueron beneficiados con las lluvias y mejoraron su condición. Se califican como muy buenos en el comienzo de su periodo crítico: 60% en hoja bandera y 40% en espiga embuchada. Si bien los dos últimos eventos pluviométricos acumularon 27 mm, a corto plazo se necesitarían otros 20 mm para que no se resigne el rinde del cereal. La siembra de soja requiere entre 70 a 100 mm para arrancar con los perfiles llenos. Los barbechos se realizan con herbicidas residuales. Las malezas complicadas de la zona son el yuyo colorado y el sorgo de Alepo, ambas con resistencias a ciertos herbicidas.  

SUBZONA II

Las tormentas esquivaron a Bigand: “no llovió nada. Los lotes trigueros están complicados y la siembra de maíz también”, sintetizan los ingenieros. Se logró hacer el 95% de la intención de siembra de maíz. Lo que resta no se pudo completar por la falta de humedad, y podría pasar a maíz tardío. Hasta el 10/10 sería la fecha límite para la siembra de maíz temprano. Pasado ese plazo, el periodo crítico caería en enero, con las mayores probabilidades de estrés en floración. Los cuadros implantados hace 15 días están naciendo en buenas condiciones. Los trigos están padeciendo el estrés por la falta de agua. “Los que están espigando son los que tendrían las mayores pérdidas de rinde”, advierten los ingenieros; “ya no hay milimetraje que pueda asegurar el máximo potencial del trigo”, agregan.  Para asegurar un buen perfil húmedo para recibir a la soja se necesitan por lo menos de 80 a 100 mm. La mayoría de los lotes están bien barbechados.


SUBZONA III

En la zona de La Violeta el maíz temprano se terminó de sembrar casi en su totalidad. “Lo que no se sembró hasta ahora, el productor lo va a pasar a soja por la gran apuesta financiera que es hacer maíz y por la incertidumbre política económicas a la que se le suma la falta de agua”, aclaran los técnicos. Los nacimientos son regulares por falta de agua. Los acumulados de agosto y septiembre, o sea en 60 días, no superan los 10 mm. Los trigos están desplegando su hoja bandera, las lluvias no alcanzaron para recuperarlos.Estimamos pérdidas potenciales de rinde de 30-40% y pueden agravarse si no llueve”, advierten preocupados. Sanitariamente están muy bien, con 1 a 2 pasadas de fungicidas. Para la soja se necesitan entre 50-60 mm para arrancar una siembra tranquila. Los lotes están barbechados, salvos aquellos que salen de un maíz de segunda que necesitan un doble golpe. Se incrementó el área de control mecánico de malezas por una cuestión de malezas difíciles y costos. “Es muy complicado el control químico, su costo total de todo el ciclo se estima en 315 dólares, reduciendo así el margen de ganancia de la oleaginosa”, detallan. "Las malezas complicadas son rama negra por su resistencia a las ALS (herbicidas que actúan inhibiendo la enzima ALS), raigrass, yuyo colorado —que todavía no aparece— y todo tipo de gramíneas. Eleucine es la más compleja", explican en el área.

SUBZONA VI

La última lluvia dejó unos 20 mm y algo de granizo sobre el área urbana de General Pinto. “A 2.000 metros a la redonda del pueblo casi no hubo acumulados”, señalan los ingenieros. Los trigos se están resintiendo ante la falta de agua. Se los nota más bajos y con escaso desarrollo de hojas. Están con la hoja bandera desplegada y a los más adelantados ya se los puede ver asomando la espiga. Alrededor del 20 de octubre florecen los primeros cuadros. Por la sequía no evolucionaron las enfermedades por lo cual no hubo necesidad de hacer aplicaciones para su control. La siembra de maíz está paralizada en un 30%. Los técnicos indican que hasta el 10 de octubre hay tiempo para la siembra. Si no se llega a cultivar, muchos pasarán a maíz tardío y otros a soja. Aquellos que siembren entre fines de octubres y principios de noviembre correrán el riesgo de trasladar el periodo crítico del cultivo en las condiciones críticas del mes de enero.

SUBZONA V

No se registraron lluvias en Noetinger. Se lleva sembrado un 40% del maíz temprano. La humedad está muy justa para seguir avanzando, incluso las emergencias son desuniformes. Los trigos empezaron a marcar síntomas de estrés hídrico en los suelos con calidades inferiores, se registran pérdidas de macollos. Los sectores de mejor calidad aún mantienen una buena performance. Un poco más de la mitad de los cuadros se los clasifica entre excelentes y muy buenas condiciones, pero del resto, un 20% descendió a condiciones buenas y otro 20% es considerado como regular. Se los encuentra desde encañando hasta con la espiga embuchada. Los lotes destinados a soja poseen buenas