Indicadores Climáticos

07 de Noviembre de 2019

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

Sábado con lluvias aisladas

El sábado 9 podrían desarrollarse tormentas puntuales y aisladas en la región. Resto de la semana, despejado.

 

Solo se presentarán lluvias durante el fin de semana. Se tratarán de algunas tormentas puntuales y muy aisladas sobre la región GEA. La presencia de un centro de alta presión a lo largo de la mayor parte del período de pronóstico inhibirá el desarrollo de precipitaciones sobre toda la región GEA, con excepción del día sábado.

Los valores de temperaturas serán los normales para el mes de noviembre. Los más elevados se registrarán en la primera parte del período de pronóstico. Luego habrá una leve disminución, pero seguirán dentro del rango normal para el mes de noviembre.

El cielo se mantendrá mayormente despejado, especialmente entre el jueves y el viernes. Durante el fin de semana habrá un incremento de la nubosidad acompañando las condiciones de inestabilidad, pero el mismo será temporario, ya que luego volverá la escasa cobertura nubosa.

La circulación del viento comenzará prevaleciendo del sector norte, fomentando el ascenso térmico. Pero luego rotará al sector este o noreste, moderando las temperaturas.

Por último, las condiciones de humedad serán mucho más modestas que las semanas previas, posibilitando condiciones de tiempo más estable a lo largo del período de pronóstico.

 

 

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

El este sigue sumando milimetrajes

30 y 50 mm dejaron las lluvias allí. En el centro y oeste los milímetros fueron inferiores a los 10 mm.

Ramallo la privilegiada de la semana. Allí se registraron 78,6 mm, seguido por la localidad de Clason, con un total semanal de 64 mm.

 

Las marcas térmicas más elevadas promediaron entre 30 y 32ºC. Los registros más elevados se concentraron sobre la provincia de Córdoba. En Pozo del Molle la máxima alcanzó los 33,2ºC. Las mínimas se ubicaron levemente por debajo de los niveles medios estacionales, variando entre 10 y 12ºC, casi como los registros de la semana anterior. El valor más bajo de la región fue de 8,7ºC y se midió en Rojas.

Las buenas condiciones de humedad se mantienen en el norte de Buenos Aires y el este de Santa Fe. En el resto de la zona siguen las características de escasez o sequía. En Buenos Aires la humedad se presenta entre óptima y adecuada, mientras que en Santa Fe se mantiene entre adecuada y regular. Córdoba y el noroeste de Buenos Aires mantienen condiciones de sequía que no han cambiado prácticamente desde el inicio del trimestre frío, en el mes de julio.

Para los próximos 15 días se necesitarían lluvias muy variadas para alcanzar niveles óptimos de humedad en las diferentes zonas de GEA. Sobre el norte de Buenos Aires se requieren lluvias escasas, con registros entre 20 y 30 mm, sobre Santa Fe entre 40 y 60 mm. Pero en Córdoba los valores trepan hasta los 140 y 160 mm para que las condiciones de humedad sean óptimas.

 

 

 

 

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

El sistema de baja presión del NOA puede aportar lluvias adicionales a la región

José Luis Aiello, Dr. en Cs. Atmosféricas

En los últimos siete días se ha consolidado una mejoría en el régimen de lluvias que tuvo su inicio la semana anterior. Si bien esto no se ha visto reflejado en forma generalizada, hubo acumulados muy importantes sobre el centro norte de Santa Fe y el sudeste de Buenos Aires y algunas precipitaciones moderadas en el sudeste de Córdoba. Tanto Chaco como Santiago del Estero también se vieron parcialmente beneficiados por las precipitaciones, que si bien no cambian el escenario deficitario, mejoran la situación en vistas a las tareas de siembra.

Una vez más el oeste cordobés, La Pampa y oeste de Buenos Aires, no lograron modificar la tendencia negativa que se arrastraba desde julio.

Las lluvias en la zona núcleo lograron expandirse un poco más hacia el oeste, pero con una oferta que, como lo viene sucediendo sostenidamente, se empobrece hacia el oeste.

A gran escala, las lluvias siguen mostrando una anomalía que predomina sobre la franja oeste del país, con mejoras que por sectores logran valores normales- Pero a esta altura ya debieran ser más generalizados.

Como es lógico las reservas de humedad del suelo arrancan el mes de noviembre acompañando el comportamiento de las precipitaciones. El balance hídrico al ser comparado con los valores estadísticos muestra una franja oeste donde prevalecen las condiciones de escasez o sequía. Como viene ocurriendo en los últimos meses, la peor parte sigue llevándosela el noroeste del NOA y oeste de Córdoba. Pero ojo, la lengua seca avanza sobre el sudoeste de Santa Fe.

Las últimas precipitaciones produjeron una recomposición muy notoria en toda la franja este del mapa, incluyendo sudeste de Chaco, centro este de Santa Fe y noreste de Bs. As.

Noviembre se inicia con buena actividad atmosférica. Hay una importante presencia de aire húmedo que está favoreciendo el aumento en la frecuencia de las lluvias. Por eso es posible que la primera quincena del mes encuentre una provisión de agua suficiente para mantener las reservas superficiales. Pero satisfacer la demanda requerida por el perfil completo del suelo parece algo más difícil y habrá que esperar que el avance de noviembre consolide definitivamente un cambio progresivo hacia lluvias más generosas.

Un indicador que puede jugar a favor de la franja mediterránea, es que entramos en la época en que el sistema de baja presión del NOA comienza a definirse, dando comienzo a la estación de lluvias en esa región. Este mecanismo puede aportar beneficios pluviales adicionales a la zona núcleo si la región no recibe flujos precipitantes por el pasaje de frentes frontales, o por el ingreso de mayor humedad desde el Atlántico.