Indicadores Climáticos

15 de Octubre de 2020

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

¿Llegarán las lluvias para aliviar a los cultivos?

El avance de un sistema frontal frio desarrollará lluvias y tormentas de variada intensidad entre el lunes y martes próximo. Los fenómenos podrían ser de moderados a fuertes.

Durante el lunes 19, un sistema frontal frío pasará por la zona GEA, avanzando de sur a norte y promoviendo el desarrollo de lluvias y tormentas de variada intensidad, con fenómenos que podrían ser de moderados a fuertes. Estas precipitaciones se presentarían de manera generalizada, con desarrollos puntuales importantes. Luego, el viento rotará al sector sur e ingresará una masa de aire más seco, estabilizando las condiciones del tiempo por el resto de la semana.

En cuanto a las marcas térmicas, se prevé una semana con un progresivo ascenso desde hoy hasta la llegada de las lluvias, con registros muy elevados, incluso superiores a los valores normales para la época del año. El momento de mayor temperatura será el domingo, previo a la llegada de las lluvias. El momento de menor temperatura sería el próximo miércoles por la mañana, cuando ingrese a la zona la masa de aire frío y seco posterior al desarrollo de las precipitaciones.

Analizando la nubosidad, el día de hoy se presentará con cielo mayormente cubierto, habrá una disminución temporaria durante el viernes, pero la nubosidad volverá a ser protagonista durante el fin de semana, aunque el momento clave será entre el lunes y martes, cuando se prevé cielo totalmente cubierto, acompañando el avance del sistema frontal frío. A partir del miércoles, la cobertura volverá a ser escasa en toda la región.

La circulación del viento, entre el jueves y el domingo prevalecerá del sector norte, fomentando el importante ascenso de las marcas térmicas y el aumento de la humedad en las capas bajas de la atmósfera. A partir del próximo miércoles, después del pasaje del sistema frontal frío, se prevé que el viento rote al sector sur, con moderada intensidad, proporcionando un cambio significativo de las condiciones, especialmente de las temperaturas y del contenido de humedad.

La humedad en las capas bajas de la atmósfera se mostrará en constante incremento a lo largo de la semana, hasta el domingo inclusive. Luego, la llegada del sistema frontal provocará un cambio, permitiendo el avance de aire más frío y seco, que facilitará el descenso térmico y la fuerte disminución de la humedad en las capas bajas de la atmósfera.

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Otra semana casi sin lluvias

Sólo se observaron algunas lloviznas durante el fin de semana largo, aunque no alcanzaron a registrar ni siquiera 1 mm. Se destaca Godeken, con 1,2 mm acumulados.

Las marcas térmicas, en promedio, se mantuvieron levemente superiores a los valores normales para la época del año, con una importante diferencia entre el sur y el norte de la región. Los registros sobre el norte de GEA se ubicaron entre 32 y 35ºC, siendo muy superiores a las de la semana pasada. Mientras que sobre el norte de Buenos Aires oscilaron entre 28 y 30ºC. El dato más destacado se midió en la localidad de Noetinger, con 35,6ºC.

Las mínimas, se presentaron por encima de las de la semana anterior, pero inferiores a los parámetros normales para el mes de octubre, con marcas entre 5 y 7ºC. El valor más bajo registrado fue en la localidad de Villegas, con 4,3ºC.

 Persisten condiciones de humedad totalmente opuestas entre el sector sur y en norte de la región GEA. La porción sur, presenta condiciones adecuadas, abarcando el norte de la provincia de Buenos Aires, mientras que, sobre el resto de GEA, la situación de humedad sigue siendo muy mala, manteniendo las condiciones de sequía.

Para los próximos 15 días, se puede ver que la necesidad hídrica en Córdoba sigue siendo extrema, con registros de hasta de 160 mm para recomponer la humedad en el perfil del suelo y alcanzar niveles óptimos, mientras que Santa Fe mantiene un requerimiento de 120 a 140 mm. Por último, en el norte de Buenos Aires las lluvias necesarias para mantener características de humedad óptimas varían entre  los 40 y los 60 mm.

 

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

Desbloqueo pluvial para la segunda quincena de octubre

Las primeras semanas de la primavera tampoco acercaron las repuestas pluviales esperadas por las zonas más postergadas de la región mediterránea. El segundo fin de semana de octubre solo dejó como saldo lluvias débiles o moderadas sobre el extremo sur de la provincia de Buenos Aires. A pesar de los pronósticos, las mismas no prosperaron hacia el norte bonaerense, sur de Santa Fe y de Córdoba, donde la inestabilidad se manifestó en forma de algunas leves lloviznas, muy puntuales e inferiores al milímetro.

El patrón que presentaron las lluvias de los últimos siete días, no hace más que repetir el comportamiento preferencial que tuvieron las precipitaciones sobre el sur de la región pampeana, especialmente Buenos Aires, respecto del resto  de la zona núcleo durante el mes de septiembre. Quizás, en esta oportunidad, no lo hicieron con la misma distribución geográfica y volumen, pero claramente una vez más dejaron al margen a las provincias del centro, y fundamentalmente a las zonas productivas del norte del país, manteniendo la intensa y generalizada deficiencia de precipitaciones arrastrada desde el otoño e invierno. Puede parecer antojadizo que sean las zonas del sur de la región pampeana que menos agua necesitan, las que tienen un aporte pluvial más recurrente, incluso con la posibilidad de que eventualmente se produzcan excesos hídricos. Por el contrario, este comportamiento diferencial permite tomar muy en cuenta que los forzantes de escala global no impactan de igual manera a lo largo de un territorio tan extenso como el argentino. No siempre, y en todas las regiones, NIÑO es igual a mucha agua y NIÑA igual a sequía.

Los matices existen y el ejemplo más evidente, en especial en un año con un déficit pluvial tan prolongado, es el sur de la región pampeana, donde los efectos regionales y del Atlántico sur han tenido y tienen efectos de mayor influencia que los flujos del Pacifico, alejando a ese territorio de las dificultades hídricas que actualmente están condicionando al resto de las zonas productivas.

Los pronósticos de corto plazo indican que, con el avance la primavera, la segunda quincena de octubre puede contar con desarrollos que logren desactivar el bloqueo que domina la franja central del país desde hace meses y avancen con precipitaciones un poco más generalizadas hacia la región mediterránea. De todos modos, si se concretan las proyecciones y aparecen esas lluvias, es poco probable que se satisfagan los altos niveles de agua que requieren las provincias de Córdoba y Santa Fe, y mucho menos del norte argentino pero,  aun así, un aporte más generalizado posibilitaría un mejor escenario en el inicio de las siembras de la gruesa.