Indicadores Climáticos

19 de Noviembre de 2020

INDICADORES CLIMÁTICOS

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

 

¿Se repetirá el patrón de lluvias puntuales en la región?

Se esperan dos eventos de lluvias: uno durante el sábado, acotado al extremo oeste de la región; el otro durante el martes y miércoles, generalizado a la región. Sin embargo…

 

Sin embargo se espera que los desarrollos sean puntuales y aislados. El primer evento de lluvias será muy disperso y puntual durante la jornada del sábado. Especialmente sobre el extremo oeste de la zona GEA, debido a las elevadas temperaturas y al importante contenido de humedad en las capas bajas de la atmósfera. Esta combinación de factores provocará condiciones de inestabilidad que podrían desarrollar lluvias y algunas tormentas de manera puntual y aislada.

 

El segundo evento de lluvia sería más generalizado, asociado al pasaje de un sistema frontal frío por toda la porción central del país. Durante el martes y miércoles, llegando al final del período de pronóstico, se espera que un frente frío se desplace de sur a norte provocando el desarrollo de lluvias y tormentas de variada intensidad sobre gran parte de la región GEA. A pesar de esperarse que los fenómenos se desarrollen sobre un amplio sector de la región, las tormentas seguirán siendo puntuales y aisladas.

 

La semana estará caracterizada por temperaturas elevadas. La presencia del viento norte y la escasa nubosidad predominante proporcionarán condiciones cálidas a toda la zona GEA. Los registros superarán a los promedios para la época del año. Hacia el final de la semana, luego del desarrollo de las precipitaciones, se espera un descenso moderado de las temperaturas.

 

La circulación del viento también tendrá dos momentos bien diferenciados entre sí, uno bien marcado y prolongado y el otro temporario y acotado al final de la semana. Durante gran parte del período de pronóstico prevalecerá viento del norte, con moderada intensidad, que proporcionará elevadas marcas térmicas y un aumento constante de la humedad en las capas bajas de la atmósfera. Con el pasaje del sistema frontal, se espera un cambio en la dirección del viento, con una marcada rotación al sector sur manteniendo la intensidad.

 

La cobertura nubosa será variable. Inicialmente, con las condiciones de estabilidad, aparecerán algunas nubes en un contexto de cielo mayormente despejado. Pero hacia el final del período de pronóstico se prevé un importante incremento de la cobertura nubosa acompañando las condiciones de inestabilidad sobre la región GEA.

 

La humedad en las capas bajas de la atmósfera se presentará en constante aumento, influenciada por la importante circulación del viento del sector norte. Recién concluyendo la semana podría observarse una disminución que se hará notable en el inicio del próximo período de análisis.

 

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Lluvias variadas e irregulares 

Núcleos de tormentas, eventos puntuales y acotados a pequeños sectores. Hubo acumulados importantes, pero en zonas muy restringidas.

 

Entre las estaciones que componen la red GEA, se pueden destacar los registros de Bellville, con 57,6 mm, Junín, con un núcleo muy aislado de 42 mm y Bengolea, con 38 mm. El resto de la región presentó lluvias inferiores a los 20 mm y en algunos casos los acumulados fueron inferiores a los 5 mm.

 

Las marcas térmicas de la semana superaron los parámetros normales para la época del año, con máximas que quedaron en el rango entre 33ºC y 36ºC. El dato más destacado fue el de la localidad de Hernando, con un registro de 37,6ºC. Las mínimas se presentaron similares a las de la semana pasada y dentro de los parámetros normales estacionales, con marcas entre 11 y 13ºC. El valor más bajo fue el de la localidad de Junín,  con 8,8ºC.

 

Se puede observar una situación muy heterogénea en la región. Hay sectores que muestran buenas condiciones de humedad, como en Buenos Aires, y sectores que todavía se encuentran con características de escasez, como Córdoba y Santa Fe. Cabe destacar que, en comparación con las semanas anteriores, tanto Córdoba como Santa Fe muestran una notable mejoría pero que sigue siendo insuficiente. En general la mayor parte de GEA presenta reservas entre escasas y con características de sequía, salvo Buenos Aires que mantiene condiciones adecuadas o regulares.

 

Para los próximos 15 días y teniendo en cuenta que transitamos períodos más cálidos, el requerimiento hídrico es cada vez más significativo, por lo que sobre Córdoba son necesarios registros de 120 a 140 mm para lograr un perfil con características óptimas. Mientras que Santa Fe mantiene un requerimiento hídrico de 100 a 120 mm para recomponer totalmente la humedad en el suelo. Por último, en el norte de Buenos Aires se necesitarían lluvias entre 60 y 80 mm para que la humedad edáfica sea óptima.

 

 

 

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

“Probablemente, el mes termine por debajo de los valores medios históricos”

El cambio de quincena le dio la razón a los pronósticos. Desde el último fin de semana hasta la fecha, el avance de un sistema frontal permitió el encadenamiento de tormentas de dispar intensidad. Con mayor o menor volumen, cubrieron prácticamente la totalidad del país desde el Río Colorado hasta Jujuy. Esta vez la región mediterránea fue la que capitalizó los mayores acumulados. Incluso hubo tormentas de singular intensidad como las ocurridas en Mendoza.

 

La zona núcleo sumó montos abundantes sobre Córdoba. Pero la actividad fue disminuyendo hacia el este, dejando magros registros sobre el sudeste de Santa Fe, en el área de influencia de Rosario, y el noreste de Buenos Aires. No así sobre el centro y sudeste bonaerense donde los acumulados alcanzaron las expectativas pronosticadas.

 

En esta ocasión tanto el NOA como el NEA, incluyendo el norte de Córdoba y de Santa Fe sumaron de manera generosa, con registros semanales que en algunos casos superaron los 50 milímetros. La franja este de la mesopotamia acompañó la reticencia pluvial del sudeste santafesino con valores por debajo de los 10 milímetros.

 

No debería sorprender la presencia generalizada y abundante de precipitaciones al transitar la segunda quincena de noviembre. La media histórica del mes sobre la región mediterránea normalmente supera los 100 milímetros. Pero, considerando el comportamiento atmosférico del semestre frío, la actual presencia de un evento NIÑA y la persistente escasez pluvial sobre el sur de Brasil, un aporte de agua tan homogéneo y significativo parece fuera de contexto.

 

Estas lluvias son una clara muestra de que los mecanismos que participan en la circulación y el desarrollo de los sistemas precipitantes son muchos y que no se suscriben estrictamente a los forzantes de escala planetaria.

 

Desde el punto de vista de las reservas hídricas, el agua recibida fue importante para lograr una recarga razonable de humedad en los perfiles. Aunque, evidentemente, no es suficiente para resolver el arrastre deficitario que sufren gran parte de las regiones productivas, en un periodo que cada vez presentará mayor demanda atmosférica.

 

Los pronósticos no muestran precipitaciones de importancia sobre el centro del país hasta la última semana del mes. La provisión de agua en noviembre, al igual que en meses anteriores, está siendo ajustada. Probablemente el mes termine por debajo de los valores medios históricos. Esto puede condicionar al trimestre de primavera a un desempeño pluvial deficitario y ser bastante perjudicial para el desarrollo de los cultivos de la gruesa y sobre todo para los lotes emergentes de soja.