Commodities

Con una superficie de 6,4 M ha en trigo, Argentina busca sumarse al crecimiento productivo de los principales exportadores en la campaña 2019/20

Desiré Sigaudo - Emilce Terré - 03 de Mayo de 2019
A pesar de los ajustados márgenes productivos, la superficie de trigo 2019/20 aumentaría en Argentina según el Servicio Externo del USDA, y nuestro país se sumaría así a los exportadores que aumentan su producción esta campaña.

 

Los precios domésticos del trigo han apuntado una tímida recuperación en la semana, aunque aún se encuentran muy por debajo de los registrados a la misma altura del año pasado. En el Mercado Físico de Granos de Rosario el valor del trigo recibió el soporte de la suba externa, aunque el volumen de actividad continúa siendo muy escueto. Los valores abiertos rondaron los US$ 185/t, aunque se podía estirar a US$ 190/t por grandes lotes. El valor de referencia de la CAC para las operaciones del día jueves 2 de mayo fue de $ 8.470/t, $ 140/t por encima del valor de la Cámara para el cereal el jueves anterior. En dólares, el precio pizarra se incrementó en US$ 3,6/t en el período considerado, alcanzando los US$ 189/t el jueves. En el mercado de futuros, el contrato ROFEX-MATba Mayo perdió terreno en la semana aunque logró recuperarse cerrando el día jueves 2 de mayo a US$ 188/t, igualando el cierre del jueves anterior. 

En cuanto al segmento diferido para trigo 2019/20 con descarga en diciembre los compradores ofrecían abiertamente US$ 150/t, muy lejos aún de los US$ 158,8/t que cotiza el futuro en MATBA hacia el cierre de la semana. Si bien los rumores de posibles cambios en el esquema de derechos de exportación que se escucharon la semana pasada han quedado atrás por el momento, persiste la incertidumbre por las condiciones en la que se comercializará el trigo nuevo a partir del mes de diciembre, máxime en un contexto de volatilidad macro y elecciones presidenciales mediante. 

A los valores actuales, el margen promedio de producción se ve muy ajustado, especialmente en campos alquilados y zonas alejadas de los puertos. A raíz de ello, es probable que la tasa de crecimiento del área sembrada con el cereal merme en la nueva campaña, aunque persisten las razones agronómicas de peso que motivan su incorporación en los planteos productivos y se sustentan especialmente en la necesidad de optimizar el uso del agua en el suelo, fundamentalmente en aquellas áreas con excesos hídricos como son a la fecha los lotes del centro-oeste cordobés. En este contexto, el Servicio Externo del Departamento de Agricultura de Estados Unidos publicó en la semana sus perspectivas de oferta y demanda para el próximo ciclo previendo una suba marginal en el área sembrada a 6,4 millones de hectáreas, apenas 200.000 ha por encima del año anterior. Con ello, asumiendo rindes normales, el país aún se encuentra en carrera para alcanzar en la campaña 2019/20 la mayor producción de trigo de su historia, en torno a los 20,4 millones de toneladas de las cuales 

En el mismo informe el organismo destaca el perjuicio que ha traído la reincorporación de derechos de exportación de $ 3 por dólar exportado sobre la industria molinera, que supone un sobrecosto del 7% a las exportaciones de harina de trigo. A raíz de ello, desde septiembre las exportaciones del subproducto han caído más del 20%. Respecto a las perspectivas para la campaña próxima, las exportaciones de grano y harina alcanzarían un volumen equivalente a 14,5 Mt en la 2019/20, por encima de los 13 Mt estimados para la campaña actual. Brasil se mantendría como principal destino con la compra de entre 6 y 7 millones de toneladas, seguido por Argelia, Marruecos y otros países africanos.

Según la Secretaría de Agricultura argentina, en tanto, las ventas al exterior de trigo nuevo alcanzan los 785.000 toneladas de trigo pan al 30 de abril, un nivel sin precedentes para una fecha tan anticipada. Para la campaña actual, en tanto, los compromisos de despachos al exterior ascienden a 8,7 millones de toneladas, algo por debajo de los 9,1 que se habían vendido a la misma altura del año anterior pero superando aún los 7,8 Mt promedio de los últimos tres años. 

En la línea de largada de las siembras 2019/20 en Argentina, a nivel mundial se proyecta un incremento de la demanda del 1,5%, aunque el aumento de la producción sería muy superior (4%) alcanzando 752 millones de toneladas según el Consejo Internacional de Granos. 

Resulta particularmente relevante el desarrollo de las campañas en los principales países exportadores del cereal. Como se observa en el gráfico a continuación, Rusia es el país exportador líder, que viene aumentando su participación en el mercado y actualmente representa el 21% del comercio internacional. Si se agrupan las exportaciones rusas con los despachos de países satélites como Ucrania y Kazajistán, las exportaciones del Mar Negro cobran aún más importancia, volviéndose especialmente fuertes en los mercados de Asia y norte de África. El segundo mayor exportador es Estados Unidos, aunque recorre el camino adverso que la Federación Rusa, perdiendo participación en el mercado. La Unión Europea recorre una trayectoria similar, y Australia, a partir de las sucesivas sequías también perdió terreno en las últimas campañas en la arena internacional. Canadá, por su parte, es el cuarto mayor exportador de trigo y evidencia una performance relativamente estable. Finalmente, Argentina con el 8% del mercado y Ucrania con el 9%, vienen ganando participación en el mercado.

 

De cara a la próxima cosecha, el clima frío y seco de la última semana favoreció a los extensos cultivos de trigo de Eurasia. Rusia, el principal exportador de trigo del mundo, llevaba sembrado el 5% del trigo de primavera la semana pasada mientras que las perspectivas de rindes para el trigo de invierno son muy prometedoras gracias al clima favorable que tuvo lugar en la mayoría de sus zonas productivas. A partir de los mejores rindes esperados, el CIG elevó su estimación para trigo ruso a 79,5 Mt, mientras que la consultora local IKAR, estima una cosecha de 80,1 Mt, ambas por encima de la producción 2018/19.

En Ucrania, los pronósticos de lluvias para los próximos 10-15 días, podrían aliviar las condiciones excesivamente secas que comenzaban a levantar preocupaciones en aquel país. Las estimaciones del CIG suponen un aumento productivo del 10% hasta 27,5 Mt. Al este, también se esperan lluvias sobre el territorio de Kazajistán, que alcanzaría una producción de 14 Mt, que quedaría por debajo de las 15 Mt de la campaña 2018/19.

En Estados Unidos, el segundo mayor exportador global de trigo, el 62% del trigo de invierno estadounidense se encuentra en condiciones de buenas a excelentes, duplicando al 31% observada en iguales condiciones la campaña anterior y superando al promedio de las últimas 5 campañas del 44%. En Kansas, el segundo estado productor de trigo del país, el rendimiento promedio esperado tras un relevamiento de cultivos es 32 qq/ha. Los rindes están, en promedio, por encima de los de la campaña pasada como así también del promedio de las últimas 5 campañas, 26 qq/ha. El impacto productivo del óptimo desarrollo del trigo, sin embargo, está coartado por la menor superficie sembrada en el país. Las lluvias fueron protagonistas esta campaña en Estados Unidos, retrasando y reduciendo la siembra de trigo tanto de invierno como de primavera. En consecuencia, la producción estimada por el USDA es de 51,3 Mt, sin cambios respecto a la cosecha del año anterior.

La producción en la Unión Europea se proyecta en 149 Mt, un 8,3% por encima de la cosecha del año anterior. En la región norte del continente las condiciones favorables abultarían la cosecha del cereal, mientras que en los territorios de Francia, Alemania y Polonia se necesitan lluvias en los próximos días. 

En cuanto al hemisferio sur, en el principal productor Australia, los agricultores comenzaron la semana pasada la siembra de trigo, que se extenderá durante las próximas 4-6 semanas. Por tercer año consecutivo Australia se enfrenta a una dura sequía que volverá a recortar la producción de trigo de este histórico exportador del cereal. Según datos del Australian Bureau of Meteorology las lluvias registradas en el país durante los últimos tres meses son menos de la mitad del promedio de precipitaciones. A partir de la sequía, en los últimos años Australia no fue capaz de abastecer a sus mercados habituales de Asia. En consecuencia, importantes consumidores como Indonesia, tuvieron que abastecer su demanda con mercadería del Mar Negro, principalmente de Rusia y Ucrania. No obstante la apremiante situación, el Australian Bureau of Agricultural and Resource Economics and Sciences estima un aumento en el área sembrada de trigo este año del 20% respecto del año anterior, que fue la menor superficie sembrada en 20 años. 

En este contexto, en el que los grandes exportadores de trigo fortalecen su producción, Argentina busca mantener su participación en el marcado internacional a través de la colocación de nuevos mercados con gran potencial de crecimiento, especialmente países africanos y México.