Indicadores Climáticos

13 de Febrero de 2020

Lo que viene, el pronóstico para la semana próxima en la región núcleo

Semana con tormentas intermitentes

Secuencia de pasaje frontales fríos por la región GEA, que provocarán precipitaciones con mejoramientos temporarios.

 

El desplazamiento de un frente frio durante el jueves 13, generará chaparrones y tormentas aisladas a partir del mediodía o primeras horas de la tarde. Con el correr de las horas las precipitaciones se desplazarán hacia el norte, mejorando la zona sur de la región GEA, acompañadas por la rotación del viento al sector sur y un descenso de las marcas térmicas.

Durante la madrugada del viernes 14 persiste la probabilidad de chaparrones y alguna tormenta aislada en la zona norte. Pero las condiciones mejorarán con el correr de las horas y el clima permanecerá estable hasta el mediodía del domingo 16.

Durante este lapso el viento rotará nuevamente al sector Norte provocando ascenso térmico hasta alcanzar los 32 a 34ºC. En la tarde del domingo, nuevamente retorna la probabilidad de chaparrones y tormentas aisladas, que en este caso se desplazaran de oeste a este con mejoramientos temporarios.

La probabilidad de tormentas aumenta en la madrugada del día lunes. Algunas podrían dejar acumulados de lluvia significativos, principalmente en el norte de Buenos Aires, Santa Fe y Sudeste de Córdoba. Las precipitaciones pueden continuar, aunque más débiles, durante la madrugada del martes.

Pero las condiciones mejorarán rápidamente acompañadas por la rotación del viento al sector Sur y un aumento de su intensidad que provocara condiciones ventosas entre la madrugada y primeras horas de la tarde del martes.

 

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Lluvias que siguen esquivando el este de la región 

Hubo dos núcleos de precipitaciones: uno en Córdoba y otro en Buenos Aires. En Santa Fe las lluvias no superaron los 15 mm.

El primero se centró sobre las localidades de Idiazabal, Hernando y Colonia Almada, con acumulados que oscilaron entre los 30 a 40 mm. Idiazabal registró el valor máximo del primer núcleo con 40,4 mm. El segundo máximo, en el norte de Buenos Aires, los valores oscilaron entre los 30 y los 70 mm.  En este caso fue en Pergamino donde se registró el mayor valor de precipitación acumulada alcanzando los 68 mm, mientras que en el sector sur de la zona GEA no se registraron precipitaciones. En Santa Fe, si bien hubo lluvias, los montos no superaron los 10 a 15 mm.

En cuanto a las marcas térmicas, fue una semana con una variabilidad significativa En el este de Santa Fe y norte de Buenos Aires hubo casos de temperaturas por encima de los 34 a 35ºC, el valor máximo fue alcanzado en la localidad de Ramallo con 36ºC. Los valores de temperatura máxima descienden hacia el oeste, ya que en Córdoba los mismos oscilan entre los 30 a 32ºC.

Con este panorama, la humedad de suelo disminuyó en la zona del sur de Santa Fe y este de Córdoba. Donde había excesos de agua, ahora se encuentran niveles de abundantes a óptimos. El norte de Buenos Aires mejoró respecto a la semana pasada. Mientras que en el este de Santa Fe persisten las condiciones de humedad de suelo escasas debido a los bajos acumulados de lluvia recibidos. En los próximos 15 días, para alcanzar el estado óptimo de humedad esa zona necesita lluvias de 80 a 120 mm. En el norte de Buenos Aires bastarán entre 40 a 60 mm.

 

 

 

 

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

Patrón de lluvias a favor del centro norte argentino

José Luis Aiello, Dr. en Cs. Atmosféricas

En la segunda semana de febrero se mantuvo el significativo caudal de precipitaciones mostrado durante la primera semana del mes. En esta oportunidad las lluvias fueron muy generosas sobre el NOA, Santiago del Estero, gran parte de la provincia de Córdoba, el oeste de la zona núcleo y la región centro este de Buenos Aires, perdiendo volumen con un gradiente desde el centro del país hacia el sur. El menor caudal pluvial sobre el litoral y el noreste de Buenos Aires es un claro indicador de la presencia sobre el continente del sistema de alta presión del Atlántico. Este es responsable de inhibir el desarrollo de sistemas precipitantes, afectando la normal provisión de agua de la franja este del país durante los últimos eventos.

En el inicio de febrero los indicadores de escala global, tanto del Pacífico como del Atlántico continúan sin mostrar modificaciones en las anomalías de las temperaturas superficiales. Aunque el ingreso de humedad desde el noreste, producto de una mejor actividad del Atlántico, hasta el momento, ha sido muy eficiente mejorando el régimen de precipitaciones. Mientras estas condiciones se mantengan, las lluvias seguirán abasteciendo amplios sectores del país. Todo parece indicar que, durante la segunda quincena de febrero, se mantendrá un patrón pluvial favorable para el centro norte argentino. Es incierto el panorama para el sur de la región pampeana. Esa zona continua retrasada en el aporte de lluvias y solo en el mejor de los casos podría alcanzar los valores normales estacionales.