Economía

Con fuerte aumento de la demanda china, la carne aviar marca records de producción y comercio global

Franco Ramseyer - Emilce Terré - 01 de Noviembre de 2019
En el año 2019, la producción mundial de carne de pollo subiría un 3% respecto al año anterior, a un récord histórico de 98,4 millones de toneladas. Las exportaciones también lograrían crecer un 3% a 11,6 Mt. Argentina exportaría un 5% más que en 2018.

 

1) La producción mundial de carne de pollo subiría en 2019 un 3% respecto al año anterior, a un récord histórico de 98,4 millones de toneladas. Todos los mayores productores lograrían aumentos este año.

Es notable el crecimiento que viene evidenciando la producción de carne aviar en los últimos años. El 2019 no sería una excepción al crecimiento sostenido que el sector ha mostrado en, al menos, los últimos 20 años. Este año, de acuerdo a estimaciones realizadas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), la producción subiría un 3% interanual alcanzando un total de 98,4 millones de toneladas.

El mayor productor a nivel mundial es Estados Unidos, país que acapara casi un 20% del producto global. En segundo lugar se encuentra Brasil, con un 14% del mercado. En tanto, el tercer lugar en el podio correspondería en 2019 a la República Popular China, que con un gran salto del 8% interanual estaría pasando a la Unión Europea, relegándola al cuarto puesto.

Como se ha venido señalando en ediciones anteriores del informativo semanal, la peste porcina africana, que redujo a la mitad el stock de cerdos del gigante asiático, ha obligado a los habitantes del país (cabe recordar que China es el país más poblado del mundo, y la segunda mayor economía en términos de PBI) a buscar fuentes alternativas para cubrir sus necesidades proteicas, es por esto que en 2019 se produciría casi 1 millón de toneladas de pollo más que en el año anterior para satisfacer este aumento en el consumo.

Argentina ocupa el décimo puesto en lo que respecta a producción de carne de pollo y en 2019 la producción sería prácticamente igual a la del año previo, ubicándose en 2,1 Mt. 

2) El consumo mundial de carne de pollo subiría también un 3% en 2019, posicionándose en su máximo registro histórico de 96 millones de toneladas. Por la peste porcina, el consumo de carne aviar en China aumentaría un 10% interanual.

Similar al caso de la producción, el incremento del consumo internacional de carne de pollo sería del orden del 3% interanual en el año 2019, alcanzando un valor de 96.464.000 toneladas. 

La estructura de consumo por país es muy similar a la de la producción. El primer consumidor de carne aviar del mundo es Estados Unidos, que representa un 17% del total. En tanto, China conservaría el segundo puesto en 2019, gracias a una suba del 10% en la cantidad consumida en relación a 2018, por los motivos expuestos previamente. La Unión Europea y Brasil, en tanto, ocupan el tercer y cuarto lugar. 

Argentina es el décimo consumidor de carne de pollo del planeta, con 2 millones de toneladas de consumo estimado para el presente año. El 2,1% del consumo mundial de pollo es realizado por nuestro país. 

3) Las importaciones mundiales de carne de pollo tendrían un incremento del 4% en el año 2019, sumando 9,7 millones de toneladas. El aumento más relevante sería el de China, cuyas importaciones subirían un 68% interanual. 

Las compras internacionales también estarían a la suba este año, aumentando un 4% para totalizar 9,7 millones de toneladas. Aquí es donde se vislumbra con mayor claridad el aporte del gigante asiático, cuyas importaciones de carne de pollo subirían un 68% interanual, escalando dos posiciones al sexto lugar en el ranking, con 575 mil toneladas para 2019. Un dato de interés para nuestro país es que China cuenta con severas restricciones contra la influenza aviar en sus importaciones de carne de pollo; Argentina, al estar libre de esta enfermedad, queda bien posicionado frente a otros competidores.

Los tres mayores importadores de carne aviar del mundo, que son Japón, México y la Unión Europea, aumentarían su demanda en un 2%, alcanzando las 1.100, 840 y 720 miles de toneladas, respectivamente. La distribución de las importaciones entre países presenta poca concentración en relación a otros mercados cárnicos: los tres principales importadores (considerando a la Unión Europea como un solo importador) absorben un 27% del total, en el caso de la carne vacuna, por ejemplo, este porcentaje es del 44% y para la porcina del 57%. Este factor podría permitir pensar una estrategia de diversificación de destinos para los países exportadores, evitando depender excesivamente de unos pocos compradores.

4) Las exportaciones presentarían un aumento del 3% y cerrarían el año 2019 en 11,6 millones de toneladas. Argentina, décimo en el ranking, lograría aumentar sus despachos en un 5% a 130 mil toneladas.

Los países que cuentan con un saldo exportable de carne de pollo, como es el caso de Argentina, se verán beneficiados este año con un incremento del 3% de las exportaciones a nivel global. Para todo el 2019 el USDA estima que se despacharían unas 11,6 millones de toneladas. 

Los cinco mayores exportadores del mundo lograrían, sin excepción, aumentos en sus envíos, estos son Brasil, Estados Unidos, la Unión Europea, Tailandia y Turquía. En el frente exportador sí se observa un mayor nivel de concentración que por el lado de las importaciones. De los países mencionados (considerando, nuevamente, a la Unión Europea como un único bloque) provendría el 86% del comercio internacional de carne de pollo de todo el planeta. La caída en las exportaciones de China responde nuevamente a la  mayor absorción doméstica y demanda de importaciones originada a partir de la peste porcina, lo que implica un menor remanente para ser embarcado a otros destinos. 

Argentina se perfila para exportar 130 mil toneladas de carne de pollo en 2019, un 5% más que en el año previo, según los datos proporcionados por el USDA. En tanto, para el largo plazo, Rabobank tiene pronósticos optimistas para nuestro país, proyectando que en el año 2027 se llegarían a exportar casi 500 mil toneladas de carne aviar, triplicando los volúmenes actuales.

Cabe aclarar que el presente informe se basó exclusivamente en lo que respecta a carne de pollo. En Argentina esta representa sólo una fracción de la cadena de valor. Para evidenciar esta situación se pueden tomar como referencia los datos de exportación de pollos proporcionados por el SENASA, donde se observa que en el año 2017 las exportaciones de carnes frescas dieron cuenta sólo del 54% del total. El restante se explica por subproductos aviares (27%), harinas (12%), menudencias (4%), huevo y derivados (1%), carnes procesadas (1%), y se completa con demás comestibles, fiambres y chacinados, cueros y pieles, y extracto de caldo, entre otros.

Desglosando, a su vez, las exportaciones de carnes frescas del año 2017, se evidencia que el 52% de las mismas fueron aves enteras, mientras que el 48% restante fueron cortes (con predominio de los siguientes: cuarto trasero, muslo, pechuga y carcazas aviares). Una oportunidad a futuro sería que estos cortes –que tienen mayor valor agregado– puedan seguir ganándole terreno a las exportaciones de pollos enteros. Con un sector en crecimiento y un panorama internacional favorable, el futuro es promisorio para el mercado avícola argentino.